MANUAL DE VUELO
Indicador de dirección

Instrumentación.

Indicador de dirección.

El indicador de dirección (Heading Indicator), también llamado direccional giroscópico o direccional, y también indicador de rumbo, es el instrumento que proporciona al piloto una referencia de la dirección en que vuela el avión facilitándole el control y mantenimiento del rumbo deseado. Este instrumento es requerido para vuelos instrumentales.

El desplazamiento de un lugar a otro en avión, se realiza a través de una ruta aérea previamente elaborada, la cual se compone de uno o más tramos, en los cuales para llegar de un punto al siguiente ha de seguirse una determinada dirección o rumbo, es decir, el piloto debe "navegar" a través del aire para seguir esa ruta.

Antes de la aparición del indicador de dirección, los pilotos navegaban sirviéndose de la brújula y a la vista de las proezas narradas, con bastante eficiencia. Pero la brújula es un instrumento que puede dar lugar a numerosos errores, exigiendo mucha atención y una lectura adecuada, pues son muchos los efectos que alteran su funcionamiento y dan lugar a interpretaciones erróneas. Por ejemplo, no es muy fácil realizar un giro con precisión en base a la brújula, particularmente si el aire es turbulento.

Sin embargo, el indicador de dirección es inmune a las causas que hacen dificultosa la lectura de la brújula, lo que le hace el instrumento adecuado para mantener el control direccional del avión o su rumbo, pues sus indicaciones son más precisas y fiables que las de la brújula. Este instrumento proporciona una indicación de dirección estable y relativamente libre de errores.

Indicador de dirección

2.7.1   Construcción.

El funcionamiento de este instrumento se basa en la propiedad de rigidez en el espacio que tienen los giróscopos, es decir, de su resistencia a cambiar de posición. La fuente que le proporciona el movimiento al rotor es el sistema de succión y vacío del aeroplano, aunque también puede estar accionado eléctricamente, dando una velocidad de rotación que varía entre 10000 y 18000 r.p.m. dependiendo del modelo.

El indicador de dirección consiste en un giróscopo cuyo rotor mantiene su eje de rotación vertical. A este giróscopo se encuentra acoplada, mediante unos engranajes, una rosa de rumbos graduada de 0º a 359º. La caja del instrumento tiene incrustado en su frontal visible un pequeño avión montado verticalmente cuyo morro siempre apunta al rumbo del avión. Asimismo, dispone de un botón giratorio para realizar ajustes.

Al efectuar un cambio de dirección, la caja del instrumento se mueve al unísono con el avión, pero el giróscopo, debido a su rigidez en el espacio, continúa manteniendo su posición. El desplazamiento relativo de la caja del instrumento respecto del eje vertical del rotor se transmite mediante los engranajes mencionados a la rosa de rumbos, haciéndola girar en sentido contrario al del viraje, de forma que muestra en todo momento el rumbo frente al morro del avión en miniatura.

Despiece del indicador de dirección

Hay otro tipo de indicadores de dirección, que en lugar de la rosa de rumbos giratoria disponen de una carta de rumbos circular, dispuesta en forma horizontal, que muestra en una ventanilla el rumbo, de forma parecida a como se muestra en la brújula. Cuando el aeroplano gira sobre su eje vertical, la carta de rumbos mantiene el eje marcando el nuevo rumbo.

La rosa de rumbos está graduada en incrementos de 5 grados, con números cada 30 grados, y en algunos casos los puntos cardinales indicados por N(orte), S(ur), E(ste) y W(est=Oeste).

2.7.2   Lectura.

La lectura de este instrumento es muy sencilla y no tiene dificultades; la dirección del avión se muestra mediante una marca enfrentada al morro del pequeño avión guía, o en caso de indicador horizontal por una marca visible en la ventanilla.

No obstante, se ha de tener en cuenta lo siguiente: este instrumento precesiona, es decir se desajusta, y además no tiene cualidades magnéticas por lo que no detecta por si solo la posición del norte magnético. Por ambas razones, el piloto debe chequearlo periódicamente con la brújula y ajustarlo si es necesario mediante el botón giratorio, especialmente tras realizar maniobras bruscas o giros prolongados. Este ajuste debe hacerse siempre con el avión en vuelo recto y nivelado y con la brújula estable. La precesión máxima tolerada es de 3º cada 15 minutos.

Lectura del indicador de dirección

Algunos indicadores de dirección más avanzados tienen instalados unos sistemas de sincronización automática con la brújula, o con las líneas de flujo magnético terrestre, aunque no suelen instalarse en aviones ligeros.

Notas:

Lo expuesto anteriormente podría llevarnos a pensar que el indicador de dirección es un sustituto de la brújula y esto sería incorrecto por varias razones: el indicador de dirección no está libre por completo de errores y al no regirse por principios magnéticos no detecta el norte magnético. Lo que aporta el direccional realmente es comodidad para el piloto, pues le permite mantener el control direccional apoyándose principalmente en el indicador de dirección, eso sí, ajustando este instrumento de una forma periódica, se aconseja cada 15 minutos, con la lectura de la brújula.

Por otra parte, al ser un instrumento más sofisticado y con varios elementos mecánicos es más susceptible de averiarse que la brújula, con lo que esta última puede servir además como indicador de dirección de emergencia.

De interés:

Safe Creative #1311279448448

Copyright Miguel Angel Muñoz Navarro